Era esto lo que querias? Ya puedes hablar de que soy tu puta.

Era esto lo que querias? Ya puedes hablar de que soy tu puta.

Al ser todo oidos esas palabras en boca de mi madre me invadio la extrana emocion sobre pesadumbre. Que habia hecho?! Habia obligado a mi madre a comportarse conmigo como con un cliente! Yo nunca queria eso!

Me gire sobre bando, dandole la espalda, encogi mis extremidades inferiores, adoptando la postura fetal y llore. Cubriendo la cara con las manos nunca pude evitar las lagrimas que corrian por mis mejillas. Sentia un penetrante dolor por el terrible descubrimiento que habia hecho, mi madre era una puta. Sin embargo tambien, el sentimiento sobre responsabilidad por haberme diligente de ese conocimientos, me hacia percibir fatal.

Ana se mantuvo tendida, boca en lo alto, inmovil. Ademas lloraba.

Poquito despues se levanto, se puso la batin de correr por casa asi­ como salio de la habitacion.

Yo me compuse el pantalon asi­ como baje a la cocina. Ella estaba sentada ante la mesa, con la inteligencia agachada, abatida por la afliccion. Me arrodille en el piso asi­ como rodee las extremidades inferiores con mis brazos, recostando la testa sobre las rodillas.

–Perdoname, mama! Por favor, no te enfades conmigo.

–No, mi vida. No ando enfadada contigo, es por lo que he hecho. Tu estas en tu derecho sobre echarme en rostro mis errores, soy yo asi­ como separado yo, la culpable sobre al completo. Quiza huviese sido mejor mismamente. Hablare con tu padre asi­ como buscaremos la desague a esta circunstancia.

–No, mama! No tienes por que realizarlo. Yo nunca dire asi­ como tampoco te exigire ninguna cosa. Lo cual quedara dentro de nosotros. Separado te pido que no vuelvas a hacerlo. Me he significado muy mal por obligarte a…

–No, aprecio. No me has obligado a nada. Lo he hecho por motivo de que queria realizarlo y me ha gustado. Ahora podria hablar con total liberaciin contigo. El “cliente” me ha dejado templado, la excitacion me ha impulsado a cogerte el polla desplazandolo hacia el pelo chuparlo.

–Entonces… Sigues caliente, no?

–No puedes imaginarte como. Hacia anos que nunca me sentia asi.

–Lo harias Actualmente conmigo? Desprovisto obligarte, unicamente En Caso De Que tu lo quieres.

Acariciaba mi inteligencia, enredando las cabellos con las dedos. Se inclino inclusive besarme la mejilla, me incorpore asi­ como, arrodillado igual que estaba, nos miramos a los ojos, no lloraba, su observacion era de afan, aunque era el mismo sentimiento que me embargaba, sentia arder mi busto. Nunca pude impedir aproximar mi boca a la suya, la novia acepto, nuestros labios se acariciaron. Nos abrazamos, pase una mano por su pelo, agradable, todavia humedo. El calor, el aroma de su organismo invadio mis sentidos, cerre los ojos desplazandolo hacia el pelo me deje, nos dejamos conducir, por la voragine de sensaciones que nos envolvian. Suspiro profundamente, con sus manos en mis mejillas seguimos besandonos, bien los labios nunca eran suficientes, eran modelos lenguas las que pujaban por penetrar la otra boca.

En el final de mi cabeza, la frase se repetia

Mis manos se perdian pequeno la batin, acariciaba su desnudo cadaver, los pechos nunca muy enormes, una cosa caidos, en mis manos, eran como carbones encendidos. Las pezones reaccionaban al contacto de mis dedos endureciendose, los bese, las chupe y mame sobre ellos igual que cuando era un bebe.

–Chupa la teta de mama, hijo. No imaginas el placer que me dabas al mamar cuando viniste al mundo. En el final he deseado todo el tiempo que esto ocurriera.

Dibuje las suaves curvas de las caderas, las sinuosas lineas de los muslos, el deseado triangulo dentro de las ingles. Abria las extremidades inferiores desplazandolo hacia el pelo ofrecia el sabroso fruto prohibido a mi concupiscencia.

Enterre mi faz en aquella sinuosa oquedad, saboree los jugos de el apego mas ideal que imaginar pudiera. Y no ha transpirado nuevamente asomaron las lagrimas a mis ojos, sin embargo estas nunca eran sobre responsabilidad, sino sobre gozo, sobre pasion, de una inmensa impresion de felicidad que me abrumaba…

Mi origen, con las delicadas manos acerca de mi cabeza, me estrechaba contra su vientre, igual que queriendo introducirme en el seno materno de donde sali.

Su respiracion acelerada, el temblor de las extremidades inferiores, los embates sobre las caderas hacia el frente del manillar desplazandolo hacia el pelo atras, anunciaban el inminente climax…Un alarido, un estertor y no ha transpirado un tiron sobre pelo, fueron la culminacion de este lance.

Me incorpore y modelos bocas se unieron de nuevo, saboreo sus propios jugos de mis labios, su idioma recorria mi cara, mis brazos la rodeaban con la fuerza sobre la pasion impura que inundaba nuestros corazones, que latian desbocados.

Nunca habia interes tanto amor, tanta pasion

–Carlos, amor mio Que hemos hecho?

–Algo estupendo, mama. a juzgar por lo que siento. Vamos arriba, deseo amarte, poseerte, hacerte mia y no ha transpirado acontecer enteramente tuyo. Te propietario, Ana. Debido a se me hace complicado decirte mama. De mi, Actualmente, eres mi amada, mi esposa. Lo que siento por ti es desconocido para mi. Nunca antes habia experimentado nada similar por ninguna persona. Ana, quiero agradar todo el mundo tus deseos, que nunca poseas que recurrir nunca a nadie. Me posees a mi, como tu mas fiel enamorado.

–No te equivoques vi?stago. Con el fin de mi seras continuamente mi chaval, el que pari, amamante, cuide desplazandolo hacia el pelo ame desde que senti tu primera patadita en mi vientre. No obstante posees causa en algo, lo cual que nos ha ocurrido actualmente, ha cambiado nuestra vida para asiandate continuamente. Espero y no ha transpirado pretension que de bien. Vamos arriba, yo Ademi?s ardo por tenerte adentro de mi, realiza mucho lapso que no me sentia tan afortunado. Bien no me importa nada la moral las prohibiciones desplazandolo hacia el pelo los tabues. Sin embargo cuidado, esto que hacemos esta muy castigado socialmente, es necesario ser extremadamente cautos, si queremos continuar amandonos.

De la mano subimos la escalera que nos transportaba al paraiso, caricias, besos, fuego en la dermis. Al alcanzar al dormitorio se desprendio de la batin, me desnude y no ha transpirado abrazados nos dejamos caer en el talamo.

–Ana, amor mio, este es el primer aproximacion nupcial, somos un varon y la chica que se aman y estan an aspecto de dar satisfaccion sus deseos.

–Si, Carlos. Pero con el morbo anadido de ser madre e hijo que van a consumar un incesto. Nunca lo olvides. Hoy, hazme tuya, penetrame, atraviesame con tu espada desplazandolo hacia el pelo hazme fallecer de placer.

Se tiende y la cubro con mi cadaver, abre las rodillas de permitir mi incursion. La penetracion seri­a lenta, con flema, desprovisto dejar sobre acariciar sus pechos, besar los labios. Sus pies en mis nalgas, empujan Con El Fin De simplificar la entrada en la cavidad, calida, humeda, acogedora…

Leave a comment

Your email address will not be published.